La pesada herencia del ajuste: en los próximos meses también va a haber faltantes de medicamentos

A pesar de los numerosos esfuerzos de la sociedad civil por monitorear y denunciar los faltantes de medicamentos para VIH y exigir al Estado Nacional que efectivice las compras de medicamentos para garantizar el acceso, fin de año nos encuentra con un gobierno que se va y que está dejando a miles de personas sin tratamiento por faltantes generalizados de medicamentos. Además de la leche maternizada, los reactivos, preservativos y las donaciones y compras de urgencia para suplir medicación, ahora también falta atazanavir 300, tenofovir+emtricitabina, dolutegravir 50 y en enero y febrero van a seguir habiendo faltantes

Según los datos oficiales publicados en julio de 2019 por  Fundación GEP y obtenidos a través de un pedido de información pública a la Dirección Nacional de SIDA, el stock de varios medicamentos que integran el vademecum de los tratamientos antirretrovirales está en falta. Desde diferentes programas provinciales confirman que enero y febrero la dispensa de medicamentos va a ser crítica.

En las últimas semanas el Frente Nacional por la Salud de las personas con VIH recibió numerosas denuncias que confirman un nuevo faltante masivo de medicamentos para VIH. La Dirección Nacional de Sida (DNSyETS) no ejecutó las compras necesarias y dejará a 22.500 personas sin acceso a sus tratamientos. Sin Ministerio ni secretarix de Salud y con un presupuesto escaso, Cambiemos termina la gestión sin garantizar el derecho a la salud a las personas con VIH.

“Acá en el hospital estamos reemplazando el Atazanavir 300, que es el que falta, por el Atazanavir 200, pero va a llegar un momento en el que no va a haber más. Falta el Dolutegravir no porque se use para reemplazos, sino que también falta. Cada vez que hago una receta o cambio un tratamiento, tengo que contarle al paciente de esta situación”, dijo ayer una fuente reservada de un hospital público de la provincia de Buenos Aires.

Desde Fundación GEP sabemos que el expediente de compra directa de atazanavir todavía no fue adjudicado: la falta de planificación y previsión de la DNSyETS y la  renuncia del Secretario de Salud, agravaron la situación. Adolfo Rubinstein se retiró de la cartera dejando una larga lista de expedientes y órdenes de compra pendientes de firma.

Unx miembrx del Programa Provincial de Sida de la provincia de Buenos Aires informó a Fundación GEP sobre la situación de lxs médicxs: a causa de los faltantes, están teniendo que reemplazar unos esquemas de medicamentos por otros. 

Los faltantes se extienden a las drogas atazanavir 300, tenofovir+emtricitabina, y dolutegravir 50 mg.

“No hay atazanavir 300 y no hay dolutegravir. Se recibió poco atazanavir 300, pero sólo hay 20. No sabemos cuándo van a llegar más. Trajeron darunavir, pero como hubo muchos cambios, se fue entregando raltegravir y se terminó”, agregaron desde la farmacia del mismo hospital. 

Como respuesta a la denuncia de faltantes realizada por el Frente Nacional por la Salud de las personas con VIH, el 16 de agosto de este año, la DNSyETS  hizo pública una compra de antirretrovirales con la que pretendió tranquilizar a la población simulando que ese organismo se encontraba en control de la grave situación. La compra tuvo algunos avances como apertura de sobres y estaba en condiciones de ser adjudicada, pero nunca se emitió la orden y la renuncia de Rubinstein agravó todavía más la situación de los expedientes. Las empresas farmacéuticas oferentes, ante su salida, tuvieron que volver a certificar y firmar documentos para sostener las ofertas.

“Hoy, los expedientes de compras, que se retrasaron por motivos de falta de previsión y planificación pero que también sufrieron dilaciones por la inestabilidad del liderazgo de la Secretaría de Salud de la Nación, están en manos de la Ministra Carolina Stanley, quien no parece estar haciendo ningún esfuerzo para evitar el sufrimiento y la desesperación de las personas afectadas que no tienen su medicación. Hubo un recorte de 2000 millones en el presupuesto de la Dirección Nacional de Sida para 2019. Ese ajuste pre-anunció la degradación del Ministerio de Salud a Secretaría y confirmó que el accionar del gobierno es negligente y viola los Derechos Humanos”, dijo Lorena Di Giano, Directora Ejecutiva de Fundación GEP.

La denuncia de Fundación GEP demostró la decisión política de desfinanciar la salud por parte del gobierno de Mauricio Macri. Este año también denunciamos que el Estado dejó a la población sin preservativos y reactivos para monitoreo de tratamientos, así como sin leche maternizada para lxs bebés y niñxs hijxs de personas con VIH.

La marcada falta de planificación en materia de compras de la Dirección Nacional de SIDA y Enfermedades de Transmisión Sexual (DNSyETS) en estos últimos años, ha llevado a -prácticamente- abandonar el mecanismo de las licitaciones públicas que debe ser utilizado. En su lugar aumentaron exponencialmente las compras directas y esto generó un gran aumento de  los precios que el Estado paga por los medicamentos”, agregó José María Di Bello, Presidente de Fundación GEP.

 

La DNSyETS ha recurrido reiteradamente a generar dilaciones en la respuesta a pedidos de información pública. Luego del último episodio grande de faltantes en el mes de junio de 2019 Fundación GEP insistió en los pedidos de informe, sin embargo, no fueron respondidos. En su lugar, se informó que tardarían otros 15 días hábiles, que son los que establece la reglamentación que pueden usarse “de forma excepcional” para proveer a nuestra organización de datos concretos sobre las compras que lleva adelante el Estado en materia de salud.

, , , ,

Deja un comentario