RedLAM en Ginebra: una semana de acciones contra el poder corporativo y por la soberanía de los pueblos

Entre el 12 y el 19 de octubre, la Red Latinoamericana para el Acceso a Medicamentos (RedLAM) está en Ginebra, Suiza, participando de la Semana de los Pueblos, un llamado a movimientos sociales del mundo a aportar su mirada y puntos de vista en el debate sobre la adopción de un Tratado Vinculante sobre Empresas Transnacionales y Derechos Humanos en la ONU. 

Esta semana en Ginebra, Suiza, los movimientos sociales, redes de organizaciones y poblaciones afectadas están participando de la 5ta sesión del Grupo de Trabajo por un Tratado Vinculante sobre transnacionales y DDHH del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas para hacer aportes al documento que los Estados miembros se encuentran negociando. Lorena Di Giano, Coordinadora General de RedLAM, en representación de las comunidades afectadas está haciendo aportes desde la perspectiva  de la Salud y el acceso a medicamentos como parte de la Campaña Global para reivindicar la soberanía de los pueblos, desmantelar el poder corporativo y poner fin a la impunidad.

La Campaña Global por el Tratado Vinculante impulsó la construcción de esa herramienta: un tratado que tenga a las comunidades como sujetos legitimados para accionar contra las violaciones de DDHH y que pueda desmantelar los privilegios legales de las empresas transnacionales. 

En respuesta a esas demandas, en 2014, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU aprobó una Resolución 26/9 que crea el Grupo de Trabajo a los fines de desarrollar un instrumento jurídico para la adopción de un Tratado Vinculante que permita detener el avance de las empresas transnacionales sobre los derechos humanos y garantizar el acceso a la justicia de las comunidades afectadas. 

¿Por qué? A nivel internacional existe una laguna normativa que regule el accionar de las empresas transnacionales dejando sin protección los derechos de las víctimas de abuso y violación de DDHH perpetrados por estas empresas. El derecho internacional vigente no provee de herramientas efectivas para responsabilizar y sancionar a las casas matrices de las empresas transnacionales por las consecuencias de sus acciones sobre la vida de las personas en los distintos territorios donde éstas operan. Por el momento el derecho internacional sólo se refiere a la responsabilidad los Estados. Así mismo se hace necesario contar con una Corte Internacional que intervenga en aquellos casos en que las comunidades afectadas no encuentran un remedio judicial de sus propios Estados. 

En 2014, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU fue explícito y afirmó: “las empresas transnacionales y otras empresas comerciales tienen la obligación de respetar los derechos humanos”. Y la subcomisión de promoción y protección de los derechos humanos agregó: “Dentro de sus respectivas esferas de actividad e influencia, las empresas transnacionales y otras empresas comerciales tienen la obligación de promover y proteger los derechos humanos consagrados en el derecho internacional y en la legislación nacional, incluidos los derechos e intereses de los pueblos indígenas y otros grupos vulnerables, asegurar que se cumplan, respetarlos y hacerlos respetar”.

Las actividades de las empresas transnacionales impactan en la vida cotidiana de las personas y lo que podemos observar en los pueblos que son víctimas de la explotación de los bienes comunes de sus territorios, en la apropiación para su beneficio económico de las tecnologías médicas, en el extractivismo, en las políticas financieras de los organismos internacionales de crédito, en el trabajo precarizado de mujeres y disidencias sexuales. 

La Red Latinoamericana por el Acceso a Medicamentos (RedLAM) a través de sus miembros: Fundación GEP y la Asociación Brasileira Interdisciplinar de AIDS (ABIA) se enfocó en explicitar las barreras de acceso a medicamentos que genera la legislación sobre patentes farmacéuticas poniendo a millones de personas en el mundo fuera del alcance al derecho a la Salud. RedLAM demandó a los Estados la adopción urgente de un Tratado Vinculante que permita poner fin a las violaciones que llevan adelante las empresas.

Venimos siendo víctimas de un sistema de patentes que es el resultado de la captura corporativa de nuestros Estados por parte de las compañías farmacéuticas y que permite a estas apropiarse “legalmente” de las tecnologías médicas y poner precios extorsivos a través de los monopolios que les otorgan las patentes farmacéuticas. La situación ha llegado a extremos inaceptables, necesitamos una herramienta vinculante a nivel internacional que permita poner fin a los abusos que sufre nuestra población”, expresó Lorena Di Giano. 

Como parte de las actividades de la semana de los Pueblos, RedLAM participó de la movilización que se llevó a cabo por las calles de Ginebra y demandó por los derechos de las comunidades afectadas, por la adopción del Tratado Vinculante y por la justicia climática. Los manifestantes repudiaron las acciones represivas que se encuentra llevando adelante el gobierno de Ecuador contra los ciudadanos de ese país que están en las calles para manifestar contra la opresión y el programa de ajuste producto del acuerdo que Ecuador hizo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El jueves, a las 13 hs, hora de Ginebra, Lorena Di Giano, de RedLAM junto con referentes de otras organizaciones regionales participarán del conversatorio: “Hacia un Tratado Vinculante fortalecido: visiones, resistencias y recomendaciones desde América Latina sobre futuras acciones”. 

Para conocer más sobre la Campaña Global por el Tratado Vinculante para reivindicar la soberanía de los pueblos, para desmantelar el poder corporativo y poner fin a la impunidad

Y acá podés leer el Borrador Cero del Tratado Vinculante que se está debatiendo esta semana en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU. 

 

 

 

, , , ,

Deja un comentario